Reseña: Heavy Rain

Luego de 3 años viendo vídeo tras vídeo de un juego que era visualmente impactante, pero no se sabía a ciencia cierta lo que era, al fin llegó a nuestras manos en febrero 23 Heavy Rain (HR). Este juego creado por el estudio europeo QuanticDream se podría definir como un drama interactivo, pero ¿valió la pena la espera o es este juego una “lluvia de malas noticias”?

Comencemos con la historia, lo que considero lo más importante del juego. Heavy Rain te coloca en los zapatos de cuatro personajes principales que están involucrados en la investigación del ya famoso “Origami Killer”, un asesino en serie que sus víctimas son niños. Estos puntos de vista los vemos en la forma de Ethan Mars (padre víctima del asesino), Scott Shelby (investigador privado), Madison Paige (reportera) y Norman Jayden (agente del FBI). Cada uno se encontrará con distintos retos y situaciones tensas y es aquí donde demuestran que su vocación y deseos por descubrir quién es en realidad el asesino.

Al ser un drama interactivo, no se puede esperar saltar de un edificio a otro o agarrar una pistola y eliminar todo un ejército. Todo el juego te coloca en situaciones “reales”, en las cuales uno puede sentir y ser parte de ellas. Estas situaciones van desde buscar tu hijo que se perdió en el centro comercial hasta pelear con sospechosos en busca de información útil. Heavy Rain se trata de ver cuán lejos puedes llegar para poder salvar tu hijo y encontrar la verdad, con uno de los mejores twist en la historia de los videos juegos (Garantizado).

Los controles son algo que definitivamente hay que acostumbrarse. Para caminar tienes que dejar presionado “R2” y usar el analog stick de manera similar a Resident Evil, pero es aquí donde se acaban las semejanzas. Se podrán encontrar con situaciones que tendrás que hundir hasta 5 botones a la vez en cierta secuencia para poder lograr el objetivo. En otras ocasiones podrán pasar de un momento a otro con el simple toque de un botón ya que también hay momentos de quick time events que como en vida real pueden definir la vida o la muerte para el personaje.

Otro aspecto único de HR es que si uno de los personajes muere, la historia continua. No hay Game Over o Try Again, lo cual me pareció increíble porque eso te permite seguir jugando sólo que sin ese personaje. La ausencia de una de las personas es sólo otra variable en la historia. Hablando de variables, es ésto lo que te da un incentivo para jugarlo una y otra vez, ya que con cada variable la historia toma una ruta completamente distinta a la anterior. Esto te motiva (por curiosidad) a ver que puede suceder en cada situación.

Esta demás decir que HR es uno de los mejores juegos visualmente hablando y lleva al PS3 a usar gran parte de su capacidad para poder generar tanto detalle y gráficas. En los momentos de loading podemos ver unos acercamientos a la cara del jugador que tomarás control que simplemente incomodan a uno de tan real que se ve (a nivel de que se puede apreciar las cicatrices, lunares y ¡hasta espinillas!).

El sonido es otro aspecto que con un buen equipo de sonido (o sin) se puede apreciar desde lugares llenos de personas hasta el sonido sutil del viento. Otra forma que el sonido se implementa bien es cuando escuchas lo que tu personaje está pensando (al presionar “L2” y el botón que te dicta la pantalla) con un toque de eco, desesperación, motivación o la emoción correspondiente a la situación. La música es el elemento que hace que uno se desespere o se viva una escena. El soundtrack está entre los mas sólidos en esta generación (acompañados por Uncharted y God Of War).

En mi opinión, Heavy Rain es uno de los mejores juegos de esta generación en cuanto a gráficas, sonido, historia, gameplay y en el nivel de inmersión aclarando que NO es para todo el mundo porque es un juego con un paso lento y merece cierto nivel de dedicación. Quantic Dreams ha logrado crear un juego que realmente cumplió con mis expectativas y un poco más. Sólo queda hacerte esta pregunta ¿Cuán lejos estas dispuesto a llegar por alguien que amas?


Opinar no cuesta nada